Consejos que te gustaría saber antes de comprar una casa

Son tiempos difíciles para los nuevos compradores de vivienda. Está bien documentado que nunca ha sido más difícil comprar tu primera propiedad en Australia que ahora mismo. Los precios de las viviendas están llegando a un punto en el que el viejo jingle de la Lotería del Oro, “¿No sería bonito ganar un millón?”, no tiene el mismo impacto que hace unas décadas.

Aun así, comprar mi primera casa no fue una hazaña. Para aquellos de vosotros que estéis luchando por entender cómo comprar vuestra primera casa, he enumerado algunos consejos muy útiles que me gustaría haber conocido en aquella época.

Espero que algunos de estos consejos y opiniones Housers que he recogido en el camino te ayuden en tu propia búsqueda de la vivienda. Buena suerte:

1. LIMPIA TUS DEUDAS PRIMERO

Cualquier deuda que tengas al solicitar la financiación puede complicar un poco las cosas. Intente eliminar o minimizar el mayor número posible de estas deudas para ayudar a allanar el camino hacia una financiación sin estrés.

Esto puede incluir cosas como préstamos para coches, deudas de tarjetas de crédito, préstamos personales y cuotas. Empiece por las deudas con mayor interés.

2. SIGUE LA REGLA DEL 30%

¿No está seguro de cuánto debe gastar en su primera propiedad? El mejor consejo que puedo darle es que se atenga a la regla del 30%, es decir, que las cuotas mensuales de la hipoteca no superen el 30% de sus ingresos familiares. Si superas el 30%, tu estilo de vida puede verse afectado y tu estrés financiero aumentará inevitablemente.

Calcule el tamaño del préstamo que le permitirá y utilícelo como presupuesto máximo absoluto para su nueva propiedad.

Y cuidado, los importes de los préstamos que ofrecerán los prestamistas serán a menudo mucho mayores que este tope del 30% autodeterminado.

Además, si los tipos de interés son bajos, como lo son en el momento de escribir este artículo, recuerde que un préstamo hipotecario es una inversión a largo plazo. Esto significa que también hay que tener en cuenta las subidas de los tipos de interés en el futuro.

3. SIEMPRE AHORRAR

Muchos prestamistas siguen exigiendo un depósito antes de conceder un préstamo, y los que no lo hacen prefieren trabajar con alguien que pueda dar un anticipo.

El objetivo es conseguir un depósito del 20% para aumentar las ofertas de préstamos y prestamistas entre los que puede elegir y evitar el seguro hipotecario del prestamista (y el seguro de los bancos en caso de impago). Si tu depósito no es lo suficientemente grande, el LMI podría costarte decenas de miles de dólares que van directamente a los bolsillos de los bancos).

4. GARANTES

Vale, lo entiendo. Un depósito del 20% es una cantidad enorme si tenemos en cuenta los precios actuales de las viviendas.

La preocupación de muchos compradores de viviendas nuevas es que, por mucho que ahorren, los precios de la vivienda siguen subiendo, lo que reduce el impacto de compra de su objetivo de ahorro para el depósito de la vivienda.

Si no tiene suficiente dinero para el depósito, considere la posibilidad de pedir a sus padres, abuelos u otros parientes que se conviertan en avalistas.

Sin embargo, el problema de ser avalista es que, si no pagas, tus padres o familiares se verán obligados a pagar las cuotas. Además, esto les obliga a invertir en sus propios planes de inversión o de jubilación.

Sin embargo, como no soy en absoluto un asesor financiero, te recomiendo que hables con un agente hipotecario o con tu banco sobre los avalistas para obtener más información.

5. REGALOS MONETARIOS

Otra forma de hacerlo es ver si tus padres obtienen un préstamo con garantía hipotecaria en su casa y te “regalan” este dinero.

Esto significa que tú obtienes el dinero en efectivo para tu depósito, pero tus padres no están atados a tus bienes. Puedes establecer tu propio plan de amortización para que este “regalo” se devuelva en un plazo de 5 años y tratarlo como un préstamo adicional.

De este modo, básicamente estarás ahorrando para tu depósito mientras vives en tu nueva casa y pagas el capital de tu nueva casa a un ritmo rápido. Todo ello limitando al mismo tiempo el pasivo de tus padres. Es una situación en la que todos ganan.

De nuevo, no soy un asesor financiero, así que habla con un agente hipotecario cualificado o con tu banco sobre estas opciones para saber más.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *